MENU

El clima en San Ignacio

 

 

Carnavales Provinciales
| INICIO  |
| TURISMO  |
| ALOJAMIENTOS  |
| CAMPING  |
| RESTAURANTES  |
| EVENTOS  |

 

 


RECOPILADO DE LAS MEMORIAS DE RAUL  AGUSTIN “RULO” MAGGIOLO (vecino de San Ignacio)
 
Algunos dicen, porque lo creen, que el hombre es el único ser vivo e irrepetible.
Porque posee el don privilegiado de la voz, lo que le permite comunicarse con otros, aunque su lenguaje use distintos signos, idiomas, sean escritos gestuales, orales o sonidos onomatopéyicos.
Podemos seguir conversando durante mucho tiempo, intercambiando opiniones , y hasta polemizar con el tema de la lengua o del lenguaje. En lo que vamos a estar todos de acuerdo, porque es un gesto y manifestación universal. No hay límites de edad, género, condición social o cultural, ubicación geográfica o religión.
Qué es y cual es ese gesto que nos universaliza?....LA RISA Y LA DIVERSIÓN
Este gesto   muchas veces mueve músculos de la cara, primero boca, ojos, mejillas, y hasta “las orejas”. Muchos son los motivos o causas que nos invitan a reírnos: un cuento o chiste, una situación ridícula, un recuerdo familiar, alguna anécdota, de la escuela, o del trabajo, alguna gracia de nuestra mascota, etc.
Pero hay una época del año en que más nos reÍmos, nos divertimos, y participamos, sin vergüenzas, complejos o inhibiciones. Este período tiene un antes, un durante y un después. Histórica y universalmente se lo conoce como “CARNAVALES”.
Hay quienes piensan que es la máxima fiesta pagana y libertina.
La varias veces centenaria histórica ciudad de San Ignacio, en la Provincia de Misiones, es, en la tierra roja de su suelo, en al verde de selva y en la calidez amistosa de su gente, la Capital provincial de los Carnavales.
La memoria nos recuerda que aquí, donde los evangelizadores Jesuitas eligieron fundar una de las reducciones más grandes e importantes de la Región Guaranítica donde se radicaron artistas de distintas disciplinas, escritores, cultivadores y molineros de yerba mate, industriosos de la madera, artesanos e inmigrantes, todos, y muchos más, se enamoraron de ésta Ivaromí, hoy San Ignacio, y se quedaron.
Los carnavales forman parte de nuestra cultura y tradiciones más populares desde hace más de 25 años. Es tan fuerte y arraigado el espíritu carnestolendo que todos los años participan en las fiestas pobladores de todas las edades y generaciones. Incluso desde hace mucho tiempo agrupaciones y comparsas de localidades vecinas, y cuando son las fechas, acuden y se concentran, por regiones, en toda la Provincia. Porque moviliza a miles de personas que forman parte de los festejos, ya sea como espectadores o protagonistas, esta fiesta está considerada como la más grande y la más popular sin competir ni rivalizar con los otros eventos que se llevan a cabo en el ámbito de nuestra Provincia.
Teniendo en cuenta la amplia variedad de ofertas o motivaciones, algunas de carácter nacional como la de los Inmigrantes, regional como el Festival de la música del Litoral, fiestera en particular como la Fiesta de la Cerveza, o del chamamé, de las carpas,o culturales como el Festival de los docentes, la Semana Santa en el predio de las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio, los corsos y carnavales son totalmente diferentes. Único.
Como dijimos en alguna parte anterior de nuestra charla, la organización o desarrollo de los carnavales provinciales consta de tres partes, fundamentales cada una de ellas.
En la anterior, que demanda mucho tiempo, se forma por elección y consenso a los miembros de la comisión mayor. Si bien se renueva cada año, algunos de ellos se repiten en los cargos por el apoyo y reconocimiento de la comunidad, su capacidad en el desempeño de sus tareas, y a que todos ellos saben que el éxito del objetivo depende de que el compromiso de cada parte sea un ensamble total y satisfactorio.
Al mismo tiempo las agrupaciones, comparsas, y Scolas do samba (Bandas de música) eligen a los responsables y ayudantes de cada tarea que se requiere cumplir para “vencer” a sus rivales en el gratísimo desfile por la pista del Sambódromo (calles por donde todos muestran sus cualidades y habilidades). En San Ignacio son aproximadamente 400 mts de recorrido.
La competencia por captar la inscripción y participación en cada grupo es feroz cada año, pero nadie se ofende ni enoja. Cuanto mayor sea el número, más posibilidades hay para seleccionar a quienes serán los que representan a la agrupación en los distintos rubros y figuras que competirán en los corsos de San Ignacio en las 5 noches programadas.
Una vez resuelto el “motivo” o “tema”, que nuca debe ser coincidente con los otros, los de mente fértil se unen con los artesanos (los que confeccionan casquetes, cabezales o espaldares) y las modistas (encargadas de la vestimenta y adornos de trajes, uniformes, carteles y estandartes)
Una de las tareas más ardua y difícil es la elección del director general y principal de la banda de música y sus ayudantes. No importa su edad o su ocupación habitual, pero debe ser de un carácter formal y decidido, poseer un buen oído musical, conocer el manejo y buen uso de cada uno de los instrumentos y que los que “tocan”. Como en la Scola se mezclan instrumentos de viento, ,de percusión y en algunos casos, de teclados y consolas electrónicas, el esfuerzo que realizan el director y sus ayudantes, es muy grande.
En esta función se nota como en pocas otras la evolución del uso y manejo de las señales y mensajes para ordenar y coordinar los ritmos y sonidos en los hasta 100 o más integrantes. Como en todo gran cuento, existen muchos detalles a tener en cuenta: organizar, ordenar, corregir y superar las dificultades que pudieran presentarse. Es entonces cuando más se nota el temperamento, el compromiso, y la responsabilidad de los habitantes de San Ignacio, sentimiento de orgullo de ser parte y no solo un mirón pasivo.
Así, familias enteras se abocan con total entusiasmo a cose, pegar lentejuelas, que para el no conoce…
Como nunca antes de San Ignacio, lo confieso, no estuve en ningún otro lugar donde se celebran los carnavales o se organizan corsos, desconozco si ellos tuvieron que sortear las mismas dificultades que nosotros aquí.
Apenas comenzábamos a habituarnos a vivir con libertad y usar nuestros derechos como ciudadanos gracias a la incipiente vuelta a la Democracia. Las autoridades electas por el pueblo tenían poca o casi nada de experiencia en la gobernabilidad de una comuna, pero, como todos teníamos en común la firme convicción de que con la participación de todos los habitantes, sin banderías políticas, ni intereses particulares y teniendo solo como objetivo el bien común, y la colaboración y participación, siendo todos iguales, ese objetivo sería posible de alcanzar con éxito.
Recuerdo que se formó, entre otras, una Comisión de Cultura y Festejos Patrios y una comisión de Turismo. Dentro de una lista de ideas, y proyectos surgió la de rescatar la organización de los Corsos de Carnavales, un poco para celebrar la democracia y mucho pensando en que el pueblo se merecía vivir unos días de diversión y festejos, teniendo la oportunidad de ser parte del espectáculo, que sería gratuito, y, cuando algún respetuoso de las norma de la  religión, por la Cuaresma, protestó, se aseguró que se tendría en cuenta ese detalle y se respetarían las fechas.
Desgraciadamente, (pero muchas veces por suerte) el clima de nuestra zona, con sus lluvias y vientos, en varias oportunidades fue motivo de suspensión y postergación de las fechas programadas y la Cuaresma perdió su vigencia. Por supuesto que a la mayoría de la gente, tales postergaciones no resulta una molestia. Todo lo contrario, porque se aprovecha ese tiempo extra para reacondicionar o reparar o mejorar, los trajes, los instrumentos o carrozas. Los ensayos continúan, incluso se agregan nuevos ritmos en la Scola y pasos coreográficos en el cuerpo de baile. Incluso hay una especie de juego, sin tomarse como irrespetuoso o ilegal, y se suman más integrantes, con la consiguiente necesidad de confeccionar más trajes  o más instrumentos. Que se tenga que trabajar o gastar extra, no importa, cualquier sacrificio es válido para que “nuestra” comparsa mejore, el espíritu del carnaval continúe, también la alegría y el placer de compartir una mateada o un tereré, una picada con reviro o unas  chipas, charlando de cualquier tema. La cuestión era estar juntos y divertirse. Las horas que pasan, el cansancio lógico que en algún momento se hace sentir, las miradas y sonrisas cómplices entre chicas y muchachos es, en algunos casos artos evidentes. Como esto último tiene una importancia muy especial, merece ser tratado en un capítulo especial.
En aquellos primeros tiempos los instrumentos se fabricaban artesanalmente con tambores de combustible ahuecados y con parches de cueros de vaca curados y fijados con sunchos y tornillos, teniendo cuidado que estén empapados con agua para que al secarse tomen una tensión necesaria para golpearlos con los mazos y suenen como tambores. Se los llamó “chanchas” .Como los tambores eran muy pesados, se soldaban pequeñas ruedas con un eje, como las máquinas de cortar pasto, y en la parte superior un arco de metal forrado con goma espuma, para empujar con la mano o con la “panza” a la altura de la cintura.
Lo que era inevitable comprar en instrumentos eran: redoblantes, cajitas, y cuicas, las campanitas y cencerros, los bongoes, y tumbadoras, que se combinaban para formar una especie de batería en un armazón especialmente fabricado para ser manejado por uno o dos bateristas.
Los “chapiteros” y raspadores se armaban en la forma y tamaño de acuerdo a la edad y la estatura del ejecutor. La incorporación de instrumentos de viento o de soplo fue un motivo de polémica pero prevaleció la postura favorable. Con este precedente, se permitió el uso de teclados y amplificadores de sonidos, y más recientemente el acompañamiento de cantantes al coro de los comparseros.
La elección de las figuras femeninas es un poco más flexible en la actualidad, cuando se acepta que la reina, embajadora o pasita, sean oriundas de otras Localidades.
Cuando se lanzó la convocatoria a los Corsos en San Ignacio, surgieron los primeros grupos barriales que conformaron las legendarias “Maravilla” e “Ivoti Verá”. Murgas y máscaras sueltas siempre existieron.
Al poco tiempo, aproximadamente 2 años después, se sumaron “Fantasía” de la localidad de Loreto, la Scola “Pata`s Show”, y “Aravá” , con los que llegaron a ser 5 las agrupaciones de estables  de San Ignacio.
Para las fechas de la competencia Departamental participaban y participan aún hoy, representantes de Corpus, Gobernador Roca, Santo Pipó, Santa Ana, y Jardín América.
Para la última noche, que es la del Provincial, llegan representantes de Posadas, Candelaria, San Javier, Aristóbulo del Valle, El Dorado, Concepción de las Sierras, y otras Localidades que lo hacen esporádicamente, siendo invitadas o de presentación espontánea.
Aunque oficialmente es en la noche del Provincial cuando se eligen y premian a los ganadores de todos los rubros de competencia, la última, real, es la noche del Show de Scolas, no importa si es en la siguiente de la última semana o la siguiente semana., o cuando se pueda, la cuestión es que se lleve a cabo.
Con el paso de los años, algunas comparsas, murgas y Scolas, por distintas razones, causas o argumentos, desaparecieron. Como “Maravilla”, Ivotí Verá”, “Aravá”. Pero surgieron otras, como “Batucada” y “Kristal”, (también desaparecidas.) ”Sapucay” y “Ozununú” (las más nuevas). Es bueno recordar los cambios que ocurrieron con las comparsas infantiles. En un principio desfilaban un viernes, luego en dos, y eran acompañados por una parte de la Scola de cada comparsa. Pero luego, cuando se resolvió que la edad mínima fuera a los tres años y no cinco dada la cantidad cada vez más numerosa de niñas y niños que deseaban participar, se formalizó el cuerpo infantil de cada comparsa, que harían su pasaje tras la mayor, con su propia reina, embajadora, figuras y cuerpo de baile, incluyendo su propia Scola y director. Esto trajo como consecuencia que se incrementara el número de participantes, acompañantes, y si cabe, mayor adeptos como hinchada, y la rivalidad es aún mayor.

 Bandera Oficial de Misiones

 Bandera Oficial de San Ignacio

San Ignacio ; Provincia de Misiones (Arg) / Desde EXTERIOR +5493764349833; desde ARG 3764349833

 contacto@misiones-sanignacio.com.arwww.misiones-sanignacio.com.ar

Diseņo y Hosting > Sitio Express